Viendo la categoría

Relatos

Los relatos de las noches prohibidas del paraiso.

Nunca Publicarían, por Alberto Vazquez-Figueroa

-Todos sabíamos que en cuanto la presa se llenara se vendría abajo porque los materiales eran de pésima calidad y contrataban a ineptos siempre que estuvieran dispuestos a trabajar por un salario de hambre. Observe al hombre de rostro famélico y manos encallecidas que había acudido a sentarse al otro lado de la pequeña hoguera junto a la que estaba intentado entrar en calor, y aunque en aquellos momentos no me apetecía hablar comprendí que  tenía la obligación de escucharle. Acababa de participar en una de las inmersiones…

Mal rato, por Jordi M. Novas

He vivido luciendo ese comportamiento distante que hace que casi todo cuanto veas en la vida te parezca efectista, falso o interesado. Con esa actitud consigues que mucha de la gente que considera su vida perfectamente organizada te deje de tomar en serio; hasta tal punto que cuando muestras verdadera pasión por algo sólo consigues miradas de condescendencia a tu alrededor. Eres un ser de extremos cobijado en el sarcasmo. Da igual si llevas razón, todo el mundo tomará tus argumentos siempre como una treta para hacerte notar…

Carta de una mendiga, manchada de fango

Tu despedida me supo… a besos con uve. A letras… que quisieron ser palabras. A desdicha escrita con prisa. Me parece estar saboreando en este mismo instante, aquel amargor final que dejó la hiel del adiós en mi paladar. Hasta el escenario para tu representación final, pareció ser pulcramente elegido para tu cometido. De madrugada, en aquella lúgubre calle. Bajo una siniestra luz intermitente que proporcionaba aquella farola, apunto de apagarse. ¡Te deshiciste de mí! Como quien escupe un chicle al suelo. Sin escrúpulos, a…

Imperfecciones, por Jordi M. Novas

Quizá os acompañe a todos a buscar el nirvana, que no llegará solito, no lo traerá Buda, no lo escampará entre los mortales. Lo que hace mi padre es diferente. Lo que él hace es encerrarse en el lavabo de madrugada. Cree que nadie lo sabe, que todos dormimos y que el insomnio no existe. Él cree que no sé que hay una revista porno escondida detrás de la lavadora. Sólo una, desde debe hacer tres años. Y la abres y ves a dos chicas posando sin tocarse, sacando la lengua y mirándose sin llegar nunca ni a rozarse. Dos ninfas…

Madrid tampoco, por José Oscar Blázquez Andrés

Fotografía por [bichito[ La línea de la carretera se iba dibujando a mi paso, el corazón me latía fuerte y lágrimas de sudor encharcaban mi espalda. Me paré echando parte del alma por los pulmones, casi en cuclillas, las manos apenas podían contener el temblor de mis piernas. Volví a mirar al horizonte con desdén y tomé aire para sumergirme en la noche. Aquella noche volví a soñar que corría hacia ninguna parte buscando a Andrea Los días en el ministerio se puede decir que eran bastante cómodos, salvo por los…

Océano granate, por Lliure

Llovía oscuro en la ciudad de plata casi siempre salían a nadar desnudos sobre el asfalto pero esta noche era distinta un humo gris invadía sus paladares, recorrieron los callejones de la Plaza Stealmann sin ninguna idea fija tan sólo encontrar el mar donde lo habían dejado, intacto y azul, tan sumiso y profundo como ellos. Addam parecía extraviado tan sólo podía recordar aquellas figuras incorpóreas acariciando su cuerpo, se balanceaba sobre sus rodillas y preguntaba respuestas, nadie más podía atreverse a despedazar de…

Ella, por Lliure

Una pregunta recorre su mirada de otoño en otoño, una pregunta que quizá no tenga respuesta, pero ella ya lo sabe, simplemente ha dejado de asustarla, le preocupan más la noche vacía y el espacio. Recuerda como te conoció en un infierno rodeado de espejismos humanos donde nada es real y todo es tangible, recuerda la locura de encontrarte en ese verde grisáceo a mediodía. A veces torna la mirada cuando habla de ti, parece ocultar un misterio profundo que rodea su cuerpo como una prisión de aire, luego se desvanece el brillo…

Black, por LLiure

La noche no acaba en su cuarto, miro la luna desprendida de su pasado con luz nueva, ilumina su cuerpo medio vacío de esperanza, suena la música y sus pasos…uno detrás de otro…intentando domar el polvo que hierve en su sangre. Le gusta recorrer las esquinas del rectángulo, una por una, le gusta el tacto del yeso lamiendo sus dedos, le recuerda a esas tizas que merendaba de pequeño frente al espejo, sigo descubriendo su anatomía indecisa, nada parece importarle ahora, ni siquiera me encuentra entre sus visiones perdidas, él…

Azul, por El Kafkiano

Es particularmente inexplicable la sensación que Latimer, mi audaz vecino del quinto, experimentó el día de sus bodas de plata cuando, después de haberlo pensado durante toda la mañana, después incluso de haberse tomado ciertos descansos en los que entremezclaba sus pensamientos con orujo de limón, decidió hacerlo. Por supuesto, no confiaba ciegamente en el asunto, pero mantenía –él siempre fue un hombre de fe– notables esperanzas de que su caso se resolviera de la mejor forma posible. Latimer, debido a una filigrana de los…

El rechazo, por Jorge Salvador Galindo

Pancho Valverde era un escritor del No. Unos de esos tipos que siempre andan proyectando una novela –la sienten, casi la han memorizado–, pero que nunca se han puesto a escribir. Un bartleby, que se dice, un escritor que niega el mundo y por lo tanto, según las circunstancias, se niega a sí mismo. Todos le teníamos, aunque no hubiese escrito más que un par de ensayos sobre aquella novela ensimismada que se bastaba a sí misma –novela, y sólo novela–, por un escritor de pluma sobresaliente. -Vamos, Pancho, ¿cuándo te vas a…